¿Patrimonio cultural gallego?

No me extraña en absoluto que Galicia esté a la cola de España en cuanto a índice de lectura,  concretamente en el penúltimo lugar, solo por encima de Extremadura. Al margen del manido atraso gallego, ese anatema oscuro y  omnipresente, a lo mejor influye el hecho de que ni siquiera mostramos el más mínimo interés por disimularlo, al menos yo conozco bastantes casos en los que, los que jamás leen, hinchan el pecho orgullosos, haciendo alarde de su condición. Esta actitud, bastante generalizada en la gente joven, deriva de la de sus progenitores, que educan en los valores del tener y del comprar, olvidándose a menudo del resto. Hoy en día lo que hay es que tener un coche nuevo y potente; una novia guapísima,  a poder ser rubia y tetuda; un sueldazo con el que pagar tu hipoteca; y un piso de lujo en primera línea de playa… las demás consideraciones, sobre todo las de índole trascendental, son muy mal vistas o simplemente ignoradas.

 

El panorama gallego es además poco alentador. Algo huele a podrido en la literatura gallega -Valle Inclán o Cela al margen, por supuesto- cuando Agustín Fernández Paz es uno de los autores más venidos, o Iolanda Castaño, la mujer-poeta, es erigida en adalid de la “nova literatura”. 

A mí, que siempre he sido un lector vago e indisciplinado pero apasionado hasta la médula, el sistema de enseñanza me ha perjudicado claramente en mis años de instituto. Mi profesora por aquel entonces nos obligó a leer La Regenta o El Quijote, entre otros muchos, en una supuesta campaña de animación a la lectura. Yo le dije que, si a alguien que no leyese, le obligaban a esas lecturas (sin ni siquiera querer entrar en lo reprobable que me parecía tal obligatoriedad), jamás leería por sí mismo. Y durante nuestras discusiones en clase me ofreció su enemistad y la imposición de la autoridad como argumentos. Aprendí la lección -o eso creo- y me convertí en un alumno más, que actuaba entre penumbras y continuaba deseando cambiar el mundo.

 

Visto lo visto, tampoco me sorprende demasiado lo ocurrido recientemente con el dolmen de Dombate y… en general, durante los últimos años, con la gestión de nuestro patrimonio cultural y artístico: pazos que son comidos por las silveiras, castros donde se realizan botellones, pintadas en restos megalíticos varios, destrucción de muros prehistóricos, monasterios que se caen a cachos, edificios modernistas derribados para construír hoteles… etc. Es una verdadera lástima. En nuestras manos está cambiar las cosas.

3 comentarios to “¿Patrimonio cultural gallego?”

  1. alfonsin Says:

    Confieso que a mi si me gustaría tener todo eso que señalas en tu comentario, lo del coche, el sueldazo, todo, menos la novia rubia y tetuda. Pero en todo lo demás estoy de acuerdo contigo. Leer es una decisión individual, básica. Cultivarse es comenzar a abrir los ojos. Por eso están las cosas como están.

  2. a mi me pasó igual que a ti. En el instituto me obligaban a leer libros que en aquel momento no me interesaban. Siempre me ha gustado leer pero no por obligación, eso no me gusta. Gracias a una profesora que tuve en la facultad mi interés por la lectura aumentó.
    Con respecto a la novia rubia, creo que paso.

  3. colorinescoloreados Says:

    En la sociedad en la que vivimos el tiempo es oro y no estamos como para perderlo en lecturas y libros que no deseamos leer. Soy de la opinión que con la lectura se aprende mucho, pero tenemos que leer más que grandes éxitos y libros impuestos por otros. ¡Viva la lectura libre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: