Los putos papanoeles

Se aproximan las fechas navideñas y empiezan a colonizar las fachadas. Son un detector infalible de horteras. Uno se queda perplejo al comprobar la cantidad de horteras que nos rodean, y se asusta. Al ver a esos deleznables muñecos, con sus ridículas bolsas y sus cuerpos deformados, dan unas ganas tremendas de prenderle fuego al edificio por el que están trepando, o de pulsar el botón de activación de la bomba atómica. Habría que crear un comando terrorista para secuestrar, desmembrar e incinerar a estos engendros.

Hay calles completas tomadas por verdaderos ejércitos de estos putos escaladores: casas de horteras, familias de horteras, comunidades de vecinos de horteras, países de horteras… Mundo de horteras.

2 comentarios to “Los putos papanoeles”

  1. Interesante, como non!

  2. pero al menos piensa que todos los quitan al terminar que podrían dejarlos todo el año para “mantener el sentimiento de la navidad” o cualquier otr fase impuesta por el gorte ingles .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: