Archivo para enero, 2009

El placer de la prespitación

Posted in General on enero 30, 2009 by forragaitas

“Me echaron droja en el Cola Cao”. Con esa frase, Toxeiro pasó a la posteridad. Este vecino de Cariño se hizo famoso en 1993, cuando el programa Código Uno emitió un reportaje en el que narraba sus peripecias con dos “presciputas” que, al parecer, le habían robado mientras ejercían su trabajo. Toxeiro llegó a definir como “el placer de la prespitación” el oficio de las dos mujeres, lo que nos da una idea de la grandeza de este hombre. Su fama le hizo ser protagonista de una canción de Def con Dos, y las camisetas con su discurso impreso se multiplicaron por millares desde su aparición televisiva, un retazo imborrable del bizarrismo patrio.

La web Galicia Profunda acaba de otorgarle a este hombre el título de friki gallego por antonomasia. El intrépido Toxeiro resultó ganador de la I edición de los premios 100% Friki Galego, con el 54% de los votos, superando a iconos de la talla de Cañita Brava, el vampiro vigués Wladimir Dragossan o el mítico hombre orquesta John Balan. Enhorabuena.

El colegio es una mierda

Posted in General on enero 27, 2009 by forragaitas

Aunque todos lo pensamos a lo largo de nuestra vida escolar y universitaria, parece que nuestra afirmación no tiene demasiado peso. Ya lo dijo Platón. Ya lo dijeron Montaigne y Locke. Y mientras tanto todo sigue igual. Menos mal que a algunas voces como Roger Schank, su posición acomodada no les ha nublado el sentido común. Tenemos un sistema educativo vacío, sometido a los intereses de las multinacionales que gobiernan los Estados. Recalamos en factorías, que fabrican burócratas y obreros en serie. Seguimos siendo esclavos con diferentes nombres.

Me acuerdo hace tiempo de la noticia de aquel niño mejicano que se había pegado con pegamento a la cama para no ir al colegio. Eso sí es valentía.

La máquina supera al hombre

Posted in General on enero 12, 2009 by forragaitas

Este fin de semana sucumbí y lo hice. Abrí una cuenta de facebook. Me senté delante del ordenador, me registré y, asombrado, contemplé una foto mía sin haberla subido. Me quedé flipado. Más tarde me explicaron que el fenómeno se debe a que el portal de la red social trabaja con etiquetas de fotos. Alguien había registrado una instantánea con mi nombre, por eso aparecí ante mis propios ojos, mirándome desde el infinito.

Puede parecer una tontería… y probablemente lo sea, pero en ese momento sentí que la máquina había superado al hombre. No me quiero ni imaginar a qué sortilegios, a qué milagros tecnológicos, asistiremos en fechas futuras.