Soy obeso de tipo uno

El otro día fui a un reconocimiento médico. Tras armarme de valor y extender el brazo para que me hiciesen una extracción de sangre, cosa que me produce verdadero pavor, llegó la revisión propiamente dicha. Me hicieron pruebas auditivas, un electrocardiograma y soplé por un tubo con todas mis fuerzas, entre otras cosas. Tres médicas diferentes me fueron realizando las pruebas. Todo era normal hasta que me dieron los resultados y me fui a mi casa.

Un sobre que ponÍa CONFIDENCIAL, como en las pelis, contenía mi informe. Dice que soy un “individuo normaliforme” con “apariencia sana”, lo que me produjo una sensación de tranquilidad y desconcierto. Pero lo que más me llamó la atención es que un apartado explica que soy “obeso de tipo uno”.

No soy ninguna sílfide pero me gusto a mí mismo. Mido 1,63 y peso 81 quilos. Es verdad que me sobra un poco de peso, porque a veces no me siento todo lo ágil que era y yo siempre pesé bastante menos. Pero tampoco considero que sea para tanto. En todo caso tengo una alimentación bastante sana, como de todo y no me paso el día entero comiendo chorizos. Pero eso no tiehne importancia. Menos mal que no soy un adolescente sobreimpresionable inseguro de mí mismo y me dicen esto, porque supongo que me dejaría bastante jodido. Por eso creo que los profesionales sanitarios deberían tener más cuidado con los términos que emplean.

Bueno, creo que me voy a comer un bocata de jamón serrano. Hasta luego.

Anuncios

2 comentarios to “Soy obeso de tipo uno”

  1. vintxuca Says:

    Grazas polos parabens.
    Por certo que aproveite ese bocata de xamón, con un pouco de aceite de oliva, allo e tomate… están de pinga!!!!!!
    Polo do recoñecemento eu solidarízome contigo, as agullas poñenme os pelos coma escarpias pero no último tiven que facerme a valiente, xa que ía con todos os obreiros da miña empresa, e tirando dun portugués polo brazo que ainda lles tiña máis medo ca min…. bikos!!!!!!!!

  2. Una vez me hicieron un reconocimiento médico en una empresa para la que trabajé, y me coincidió en el día posterior a una fiesta de un amigo. Me dijeron que o acudía o me despedían. Tenía una tremenda resaca pero, curiósamente, los análisis y pruebas sólo reflejaron un azucar y un colesterol ambos al límite. Sería mi ángel de la guarda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: