Adelanto a Satán

El coche de delante me mira. Sus ojos se encienden. Es el diablo. Me sonríe. Sabe que sé que estamos perdidos. Armas, drogas y putas. Nada más importa. Olvidamos nuestras promesas. Dejamos de creer en la poesía. Renunciamos a nuestros reinos. Los idiotas se hacen ricos. Los genios acaban trabajando en Mc Donalds. Tus amigos se casan y se convieten en hombres trajeados e importantes, y sus hijos son pequeños hijos de puta que no parecen niños. La esperanza se te va escapando entre los dedos. Los imbéciles dan conferencias. Tus ex novias no contestan a tus llamadas. Ya no hay magia en las cafeterías viejas, solo mediocridad. Acelero y adelanto al coche, mirando de reojo a Satán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: