Archivo para junio, 2010

Todo está perdido

Posted in General on junio 29, 2010 by forragaitas

Los ojos que atravesaban cielos y océanos miran anuncios de contactos. Los ojos que creían ya no creen. Los ojos que antes observaban ahora solo miran. Los ojos del pescado muerto. Ojos de buey que no se abren. Ojetes. Ojal sin botón. Hojas negras. Hogueras quemando infieles. Las manos que tocaban blues ya no tocan. Bo Diddley está muerto. James Brown está muerto. Me alegro cuando el toro mata al torero. Y me alegro cuando el torero mata al toro. Por las noches tengo miedo cuando pienso en mi hijo muerto. Tengo miedo de los grupos de Coruña que cantan en inglés. Tengo miedo de los eventos del facebook. Tendo miedo de no volver a verte. Tengo miedo de la música electrónica. Siento vértigo cuando voy a una discoteca. Me dan asco las exposiciones de arte contemporáneo. Exterminaría a los cuartetos de música clásica. Demolería las óperas, los hospitales, los museos y las catedrales.

No deje de sonreír

No sé adónde ir pero voy a muchos sitios. No soporto los abrazos. Mis amigos aprueban oposiciones y se casan. Yo solo pienso en tetas y culos. Mis amigos escriben poesía. Yo solo pienso en tetas y culos. Miro a los eucaliptos balanceados por el viento y ya no veo nada. Miro a la carretera y solo veo cadáveres en ataúdes. Otis Redding está muerto. Passolini está muerto. Conciertos solidarios, inyecciones letales, puestas de sol, cáncer de pulmón, ciclos de cine alternativo, ladillas, recepciones oficiales, conselleiros… en realidad da igual. Ojos abiertos. Ojeriza. Poluciones nocturnas. Mensajes de teléfono. Tartani y el diablo. Moscas en la carnicería. Cuencas vacías. Pero, mierda, Chuck Berry está vivo. Y Little Richard está vivo. Todo está perdido.

Anuncios

Me va mal con las mujeres

Posted in Frikismo, General with tags on junio 23, 2010 by forragaitas

Me va mal con las mujeres. No hay comunicación posible. A mis 31 años, veo cómo se abre un abismo a mis pies cada vez que inento un acercamiento. Y es que soy de tener novia, de ver películas los domingos en el sofá, de invitar a cenar y esas cosas. Necesito lo femenino, lo cálido. Necesito ese olor a leche, esa blandura sensual. Necesito una mujer. Necesito necesitar y que me necesiten. He estado acompañado hasta hace poco. Ella me dijo un día que lo nuestro había terminado hace mucho. Yo acababa de enterarme, de eso y de que se había tirado al becario. Por lo menos me lo dijo. Todavía se lo agradezco.

Entonces lo dejamos. A partir de ahí entré en la rutina del hombre soltero, la soledad del escultor de escarcha. Desde entonces conocí a tres mujeres. A la primera la invité al cine el primer día que la conocí. Me miró como si estuviese loco. Supe que no iríamos a ninguna parte. Con la segunda quedé varias veces. Una chica encantadora, pero no había química entre nosostros. Simplemente dejamos de llamarnos. De la tercera simplemente huí. Encefalograma plano discotequil.

La otra vez fui con Rubén de discotecas. Estábamos dispuestos a copular sin más, como fuese. Fue un fracaso. Nos engañamos a nosotros mismos. Y es que, mujeres del mundo, no buscamos copular… Bueno, no buscamos SOLO copular. Buscamos el amor, aunque ninguna nos vaya a creer jamás.