La flor entre el asfalto

Cruzaba la carretera mientras llovía. El asfalto brillando bajo mis pies, la humedad metiéndose en mis huesos. No pasaban coches por aquella parte de la ciudad, una de esas urbanizaciones nuevas sin jardines donde solo vive gente engominada y con coches caros, todos guapísimos, ellos y ellas, como si fuesen estellas de cine, como si todo el mundo dependiera de sus trabajos importantísimos, todos trajeados y con mucha prisa. Yo andaba despacio sobre el firme. Toda la gente guapa estaba trabajando ya, esa zona tan exclusiva de la ciudad estaba ahora desierta, solo los vagos caminábamos por aquel sitio a aquellas horas. Ni siquera había una cafetería normal donde tomar un cortado y fumar un cigarro, solo habia locales exclusivos y modernísimos donde servían leche de soja sobre desconstrucciones de café… con cill out de fondo, por supuesto, y sin zonas de fumadores. Entonces la vi. Me paré y me agaché. Estaba allí, en el medio de todos esos millones de toneladas de hormigón y mierda: una esperanza verde en un borde de la acera, una brizna de vida en aquel paisaje inanimado, un trozo de vida entre tanta muerte de diseño, una patada en los cojones de la arquitectura moderna. Era una hierba minúscula pero crecía orgullosa hacia arriba, desafiante. Sobresalía del interior de una grieta casi imperceptible. Sus raíces se habían aferrado a Dios sabe dónde. Ascendía, triunfal, recordándonos lo ridículo de nuestra civilización, nuestra pequeñez y mortalidad. Subía hacia el cielo, en un canto a la vida que ya no podemos escuchar. Se hacía fuerte poco a poco, contra todo pronóstico. Le deseé suerte y seguí mi camino a ninguna parte, pensando en los museos de arte contemporáneo y en kilos de explosivos.

 

Anuncios

3 comentarios to “La flor entre el asfalto”

  1. me gusta ese final con museos de arte contemporáneo y kilos de explosivos [así, juntos]

  2. Para mi sí que es un placer leerte y que tu blog siga vivo a través de los años. No nos conocemos físicamente pero tú y tu blog sois de la familia. Nos seguiremos encontrando.

    Por cierto, tenía en mente haberte ofrecido una colaboración con un proyecto que había por aquí, pero como casi todo lo bueno se ha echado a perder. A ver si en el futuro puedo lanzar esa cuerda hacia allí.

    Un abrazo y todo el alienteo y ánimo que pueda llegarte.

  3. será año nuevo vida nueva?
    [non digas “vai ser a mesma merda”].

    Bico, no inverno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: