El ajolote sonríe

¿De qué se ríe el ajolote? Sabe algo que desconocemos. Preserva la esencia azteca. Contempló las montañas de cabezas cortadas con las que Cortés y sus hombres se estremecieron. Nos mira desde el infinito mexica, desde el misterio humano. Mis amigos se van al extranjero a trabajar. Yo me quedo aquí, en paro, sin podeer quitarme de la cabeza la expresión del Ambystoma mexicanum. La selección de fútbol de España ganó el mundial. El capital acude en auxilio de la banca española con un crédito de 100.000 millones de euros bajo el brazo. Y el ajolote sonríe. Su asombrosa capacidad de regeneración, curiosamente, hace que se encuentre en grave peligro de etinción. Las empresas farmacéuticas lo han estado cazando sin ningún tipo de control. Pero no parece que le importe demasiado. Se limita a contemplarnos desde otra dimensión, esbozando su gesto atávico, el mismo que fascinó a Julio Cortázar. Salamandra acuática atávica, animal del inframundo. Monstruo marino, hermano gemelo de Quetzalcóatl, yo te saludo.

Un ajolote

 

2 comentarios to “El ajolote sonríe”

  1. y cómo esa línea de pensamiento que va de la salamandra que se parece a una deidad (?) al paro y a la crisis financiera? ah, quizá la sonrisa. Quien puede tener motivos para sonreir (y no estar loco -o enamorado, que es lo mismo-)

  2. forragaitas Says:

    La sonrisa es lo que nos queda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: