“La segunda, ya tal”

Érase una vez un país gobernado por idiotas elegidos democráticamente por imbéciles. En él puedes delinquir con total comodidad con tal de que tengas el estómago suficiente como para mantener el tipo. “La segunda, ya tal”. Aquí no pasa nada, tonto el último y adiós muy buenas. Y los bobos titulados, los estúpidos de las redes sociales, satisfechos con sus oportunas ocurrencias. Está guay ser un revolucionario desde el sillón, con la conciencia atorada de lo tranquila que está, de lo cool que es uno. Y si tienes una Harley, mejor. Lo importante es dar el pego. Y si te he visto no me acuerdo. Con el culo a salvo dentro de casita, que montar follones no mola y son cosas de pobres. Hagamos periodismo para tontos, telediarios para periodistas. Que todo siga igual. Y al final de la jornada una cañita y para casita. Todo es falso salvo alguna cosa. Fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: